Nueva derrota de Sportivo

Nueva derrota de Sportivo

Sportivo Belgrano perdió este miércoles por 2 a 0 ante Central Norte de Salta por la fecha 20 del Federal A . FUE TRANSMISIÓN DE SOMOS 94.9 FM

 El clima en barrio Alberione no terminó de la mejor manera, hubo mucha bronca con el árbitro por un penal no cobrado y algunos jugadores se fueron muy enojados por los insultos recibidos desde la tribuna.

Fue una primera parte muy disputada e intensa en el juego. Ambos equipos se disputaron el balón con un Sportivo más vertical y un Central Norte que buscó construir haciendo rotar la pelota.

A los 28, Sosa vio mano de Molina en el área y pitó penal para el equipo de Medrán. Después de varios reclamos por parte del defensor sanfrancisqueño, Lesman lo cambió por gol con un remate cruzado.

Sportivo reaccionó, con actitud fue a buscar el empate, pero no terminó de concretar todo lo que generó e insinuó en torno al área visitante.

En la segunda parte, el equipo de Martelotto asumió el protagonismo en busca de la igualdad. El DT mandó a la cancha a Peludé y a Oses cambiando el esquema de un 4-4-2 a un 3-4-1-2. La Verde tuvo actitud, se repitió en centros, pero que no incomodaban en demasía al equipo salteño.

Cuando promediaba la segunda parte, lo tomaron a Prudencio en el área de una manera muy clara, pero Sosa no compró y de nuevo los reclamos hicieron estallar a todo Sportivo Belgrano. Los últimos minutos fueron un monólogo, con nerviosismo e impotencia el equipo de Martelotto fue se adelantó y Central Norte se agazapó.

El 2-0 final llegó de la mano de Giménez en una jugada insólita y sin peligro para Quinteros. Ferrero lanzó un pelotazo cruzado al vacío, Molina y Arroyo quedaron plantados, no la fueron a buscar pero Giménez -habilitado- arremetió en área rival, enganchó, dejó en camino a Quinteros y puso cifras definitivas.

El cierre fue muy caliente. De la calentura con Sosa por el penal no cobrado, hasta la bronca de los jugadores por una nueva derrota y por algunos insultos que recibieron desde las tribunas.

Sportivo sumó otra derrota, la quinta consecutiva en el Boero, y en barrio Alberione el clima es sumamente tenso. No hubo conferencia y los ánimos terminaron muy caldeados.